jueves, 6 de julio de 2017

Te sigo buscando

Te sigo buscando, soy tan tonto que te sigo buscando,
pero te has ido,
te fuiste sin dejar rastro, sin dar la cara
y sin embargo, te sigo buscando.

Yo te di mi cuerpo, mis versos,
te dije que todo iría bien y dime ¿Qué fué mal?
¿Acaso te quise demasiado, demasiado pronto?
¿Acaso no te quise lo que tú querías que te quisiera?.

Te fuiste y sin embargo, te sigo buscando,
a pesar de mis derrotas y de mis victorias,
a pesar de no saber ni qué carajo escribo,
a pesar de haberlo dejado todo por estar contigo.

Te fuiste y mi folio quedó en blanco,
dime cuál fué el embrujo que me hiciste tan grave
como para que un poeta se quede sin palabras
a causa del dolor,

Cuál fué la satisfacción que causaste en este corazón,
como para que habiéndote marchado sin mediar palabra,
yo siga escribiéndote canciones, pensando que volverás,
pero sabiendo que nunca te atreverás a hacerlo.

Aún así, te sigo buscando, de veras que te sigo buscando,
te busco en mi pena, te busco en mi fracaso,
en los ojos de otras mujeres, que no son los tuyos,
en camas ajenas e incluso en la mía propia

Pero no estás y te necesito tanto que me cuesta necesitarte,
te necesito sin comparaciones, sin mentiras, sin celos
y por eso te necesito libre, porque si vuelves sin quererlo,
yo dejaré de buscarte y tú dejarás de irte.