martes, 17 de enero de 2017

Alfarero

Eché de menos tantas cosas
que olvidé que echar de menos;
los paseos bajo el sol,
las charlas con mi abuelo,

El café del mediodía, mis problemas,
lemas desgastados que tornaron en poemas,
el azar de madrugada, las salidas,
los amigos para siempre; las indemnes despedidas,

Eché de menos el mar, temiéndole previamente,
fuí consciente del desastre en mi memoria,
supe de la gloria igual que del fracaso
y sin tan siquiera ser un Dios; supe del parnaso

Y eché de menos tantas cosas que ahora tengo y no valoro,
como ser más agresivo con todo aquello que imploro,
echo de menos escribir tras mi desgarro,
pues yo soy el alfarero y mis versos son de barro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario