lunes, 8 de agosto de 2016

Luz

Soy la luz del camino,
el pájaro que vuela sin destino,
el mar sin sus olas; el vástago de un ser
que se perdió por guiar a los demás,

Soy el Ángel de la guarda,
la espalda que te cubren esos dioses,
soy la pose; el perfil del marginado,
con el que sin su permiso no sabes amar:

Ni ser amado.

Y después desaparezco,
prevalezco en el silencio y no me callo,
tallo ensayos en tu piel y lo mejor de todo
es que ni siquiera se tallar,

Si me esperas no te va a ser fácil,
tengo cicatrices de tanto querer
y a quien me quiere por placer
tiene la desgracia de no volverme a ver.

domingo, 7 de agosto de 2016

Efugio

Cuando su refugio sea tu efugio de este mundo en llamas,
cuando la llamas y más allá de hallar silencio encuentras paz,
cuando es veraz todo aquello que tuviste y que tendrás
sin contar que en las mentiras no alcanzas la variedad,

Cuando su condena sea quererte y tu no quieras responder,
cuando a pesar de caer y caer en sus hombros te sostiene,
cuando te da más de lo que muchas veces tiene
y sin embargo no la entiendes porque no sabes crecer,

Cuando te lo da sin pedirte nada a cambio
y a diario sea tu voz la que ansíe contemplar
y sea verdad que en su verdad sólo tenga tus abismos,
si confundes el querer con las penas del alcoholismo,

Cuando sientas que tu vida pende de un malabarismo,
ámala; porque sin ella no encuentras la calma,
que su refugio sea tu efugio tras el don de un mundo en llamas,
que la llames y tan sólo entre sus ojos tengas paz.