martes, 29 de marzo de 2016

Qué quieres que haga

Qué quieres que haga, si no me conformo con un amor de cuatro horas; si me agobio cada vez que te demoras; si te veo y te necesito, y me desquito de mis males.
Qué quieres que haga si yo sólo sé amar sin restricciones; sin barreras ni mierdas que nos contradigan. Pero a poco que llegas ya marchaste y así da asco amar.

Relataría esto como lo hace Nach. Diría que me cago en el amor, pero yo soy más del ''Te vi pasar'', desgraciadamente desgraciado en este juego en el que sólo reina el azar.
Y créanme cuando les digo que la poesía no es difícil, ni lo realmente dificil tampoco es llegar al corazón de los demás con tus palabras. Lo más complicado es llegar a tu propio corazón para así poder darle un consuelo; un soplo de aire fresco. Se trata de jugar con las palabras para evitar el vacío que se esconde tras todas ellas.

''Mírame; estoy otra vez jodido,
con los brazos maniatados como Cristo,
por un amor que ni siquiera es del montón,
así soy yo, un genio y un ladrón,

Así soy yo, un genio y un bandido,
no un vendido que se va buscando rimas de cartón,
asi soy yo, un genio y un vagabundo,
regalándote palabras pa' volver a verte
(aunque sólo sea un segundo).''

No hay comentarios:

Publicar un comentario