domingo, 20 de marzo de 2016

Monalisa

Ella era astuta; yo sólo un telonero,
el aguacero; la lluvia de frebero.
Ella era el sol, calor pa' mi derrota,
la bancarrota en tiempos de dolor y fuego,

la monalisa vestida sin su sonrisa,
la leve brisa que me salva del hastío,
que aquí hace frío, pero ya no importa nada,
yo fuí aquel guerrero que hizo guerra sin su espada,

Siempre esperando, montado en mi vespino,
pensando en los caprichos que alberga el destino,
pensando en ti, pensando sólamente en ti,
en el amor que no ha llegado y parece que ya está aquí,

¡Qué caprichoso eres! Maldito seas,
tú que me sonsacas hasta el alma por placer,
tú que vistes rimas de la noche hasta el amanecer,
pa' verme preso del subyugo en el placer,

Déjame ser, no es por volver sino por ver
el cauce de tus ojos confundidos al ayer,
la bancarrota en tiempos de dolor y fuego,
la monalisa sin sonrisa y prisa por nacer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario