domingo, 7 de febrero de 2016

Poesía

Tu querías poesía sin saber que la poesía no se hace.

Querías ver el mundo bajo tu único prisma; pendiente sólo de lo que te complacía, pero nunca preguntabas y en tu tacto eras rebelde, constante, ilusa; malhumorada.
Querías hacerle el amor al cielo sin saber que el cielo no entiende de amor más que aquel amor concebido como meramente emocional.
Sin entender; querías tener conocimiento y las palabras son fugaces; son estrellas en la piel del aire, que hoy están, pero mañana nadie sabe.

Por otro lado he de reconocer que hay veces en las que te admiro y entonces dejo de rehuirte buscando el enfado para luego inútilmente hacer las paces y ponerle broches a la pasión que moldea mis estandartes.

Entonces me vuelvo a quedar sólo; con mi soledad y mi locura que siempre me acompañan y me vuelvo a hundir porque tu pides sin dar a cambio y, si es cierto que el amor hoy día es más precario, dime: ¿Le has preguntado acaso tú lo que quiere a la poesía?,

No hay comentarios:

Publicar un comentario