miércoles, 1 de julio de 2015

Lacerar

Amanece en mi ventana,
tierra plana, pacto al día
que de mis soles apagados
no comprendo ya poesía

y que anochezca tu semblante
mi ignorancia desgastada,
mi pecho al latir frustrante,
mi llanto de perro desolado,

la invención patentada
del haz que corta el tiempo,
el lamento lacerado por lacerar,
el llanto vestido en sentimiento

y por hablar de amores, 
tan equívocos como inoportunos,
tan erróneos como ínfimos,
tan crueles como el mar bravío,

que yo no quiero navegar
si tu mar es mi tormento,
si tu velero es mi condena,
el lamento lacerado por lacerar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario