viernes, 29 de mayo de 2015

Imperfecto

Quiero ser más imperfecto;
de lo que soy tener acierto,
creer del cielo infierno,
sentir calor eterno,

quiero hacer poeta al sol
y musa de sus lemas a la luna
porque si esto es poesía
de mis penas no hay alguna

que sepa de mi odio, de mi ira,
de mis idas y venidas por venir,
de mis rimas inversas,
de mis polos opuestos,

de mi desorden, mis fracasos,
mis decisiones, de mi vida,
de mi amor; mi soledad.

domingo, 24 de mayo de 2015

Saxofón

Al son del saxofón
me dejas esperando
sin saber de mi historia,
sin saber de mi derrota.

Al son de la fría Luna
sueles bañarme en tu piel,
me secas en tus labios,
me deshaces en deseos

y al mismo son de la locura
me haces cuerdo y lerdo
por creer en tu cintura
en tus besos de piedra,

en tus historias desconocidas
que mataría por conocer,
por pasar tan solo a tu lado
mi último amanecer.

sábado, 23 de mayo de 2015

Buscando mi estrella

Contigo aprendí a no esperar, a desesperar siempre que no te veo, a buscarte en cada esquina y no encontrarte, pero seguir buscando. Tan tonto y terco fuí que acudí a tu rescate incluso cuando no estabas en peligro con tal de poder volver a verte una última vez más, con tal de que tus ojos se clavaran en los míos, aquellos que abrieron las puertas de mi corazón sin preguntar y cerraron otras que me suponían más de mil preguntas.

Es difícil ver como una luz se apaga, pero más difícil es aún ver como poco a poco se vuelve a ir encendiendo para decaer irremediablemente ante los ojos del amor, de la pasión, del deseo, del cariño y el cuidado que sólo tu y yo nos prometimos en silencio, sin mediar palabra alguna más que nuestros besos. Es entonces cuando mi cabeza trata de desatender lo que mi corazón no alcanza a entender, lo que la razón y el olvido tratan de retener en el vacío existencial que suponen mis palabras.

Mientras tanto yo seguiré escribiendo bajo la luna, esperando alguna estrella que me ampare en esta lúgrube condena a la que llaman vida, alguna estrella que me de calor, que me de luz. 

Una vez creí que esa estrella podrías llegar a ser tú, pero como cada estrella te fuiste apagando, quizá demasiado pronto, quizá demasiado tarde o quizá nunca te apagaste, solo que no llegué a verte bien.

domingo, 17 de mayo de 2015

Azabache

Pasas siempre sin mirar
y como arrepentida miras,
mis ojos negros azabache,
mi pecho absuelto al desgaste

y te observo en el lamento;
si es que eso es lo que haces
porque cuando un sentimiento
es tan puro y nace de repente

tú lo haces latente al compás
de tus pesares, de tus glorias,
de tus manias; que no conozco,
de mi corazón roto

y siempre con ganas de más
me dejas tirado cuan colilla,
me fumas y me reprochas
saber de ti a la próxima,

pues sin tener consuelo tuyo
mi alma sabe de antaño
que tu fe es mi memoria
y que tus besos no son míos.