jueves, 2 de abril de 2015

Tu fe

Al fuerte viento que te vi marchar
y tu fe ardió en penas requeridas,
eres el velero que me hace navegar,
eres la cura que sana mis heridas,

eres la enseñanza que pude contemplar,
pues tu presencia ya es mi anhelo,
que te fuiste de la tierra sin llorar
porque el sitio de un ángel es el cielo

y yo te espero sin razón mi compañero,
a que vuelvas a este mundo de rencores
mas no supe que eras tú el velero
y yo el pirata que amaba tus canciones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario