domingo, 26 de abril de 2015

Sin saber de ti

Aquí sigo yo, sin saber de ti
y tu sigues ahí también
sin querer saber de nadie,
sin querer rendir cuentas

si por cada una de ellas
vuelves a sentir aquella pena
que nubla la vista a tu razón,
a tu corazón que anda perdido,

que si algún enemigo tuviera
nuestro dulce, dulce amor,
este sería la contradicción
que supone tu sentir a mi perdón

y no me importa tu pasado,
no me importa sentir calor;
tanto hasta quemarme
si ardo siempre a tu pasión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario