martes, 7 de abril de 2015

Málaga

La noche se funde en gris
ante el manto de mi estela,
la que dejé pasar al ir
buscando ropa nueva

y mientras tanto Málaga
luce al son de mi tragicomedia,
elevada al llanto desolado
de mi sed y mi sentencia,

se vuelven las calles ateas,
niegan la pisada de mi dios
mas si mi dios es tu mirar
me veo sumido a lo que creas

y a lo que veas me remito,
me ahogo en cualquier mito,
me despojo del silencio,
me retracto a mis temores,

torno en añil selecto
las flores de tu despedida
y rezo a mi mala vida
la guía del camino recto

mas si no sé caminar,
no hayo camino esbelto,
ni por tu piel al pasar
me vuelve el tacto cierto,

que de tanto en tu mirar
centrar mi ira al pataleo,
si no me hiciste amar
seré como la calle; ateo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario