jueves, 2 de abril de 2015

Jugar a quererte

Levantarse fue de antaño una odisea,
posar los pies en tierra firme sin pensar
y sin mirar al mar sentir la brisa
que dejan tus cabellos al pasar.

Caminar hacia ningún lugar con fe
para tropezar mil veces antes de caer,
para volver a levantar mi odio
y saber que no aprendo a aprender.

Jugar a quererte cada madrugada,
cerrar los ojos y verte frente a mi
y tú sin saberlo posar a mi rencor;
quitándome las ganas de vivir,

tú sin saberlo ya lo sabes todo,
no quedó ya nada que explicar
si cogiste mi imbécil corazón
y en el barro lo volviste a revolcar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario