domingo, 26 de abril de 2015

Los sueños de la tierra

Debería quererte menos que antes,
debería fundirme entre las olas
y siendo mar romper en calma,
paz y sosiego las tristes auroras,

debería dejar de entretenerme,
dejar que mis pedazos mueran
que se pierdan en el viento
y en los sueños de la tierra

y debería hacer tanto y tanto,
debería posar en todas las baladas,
que mi alma no tiene respuesta
y mi corazón no acepta bromas.

Sin saber de ti

Aquí sigo yo, sin saber de ti
y tu sigues ahí también
sin querer saber de nadie,
sin querer rendir cuentas

si por cada una de ellas
vuelves a sentir aquella pena
que nubla la vista a tu razón,
a tu corazón que anda perdido,

que si algún enemigo tuviera
nuestro dulce, dulce amor,
este sería la contradicción
que supone tu sentir a mi perdón

y no me importa tu pasado,
no me importa sentir calor;
tanto hasta quemarme
si ardo siempre a tu pasión.

sábado, 25 de abril de 2015

Las palabras del silencio

Estoy ya cansado de hablar
si mis versos no dicen nada,
cansado de amar y cantar
por ti y por mi nuestra balada.

Estoy contento, estoy confuso,
pues no sé lo que es querer
si no hayo mi alma en deseo
cuando veo mi prosa nacer.

Estoy pagando siempre un precio
que no busca ya amoldarse,
siempre viene fiel a reclamarme
las palabras del silencio.

¿Qué quieres?

No quiero ver mis fotos a color,
no quiero pensar en la poesía
si hago alegoría de mi dolor,
mar de llanto mis pasiones,

todos mis ásperos renglones
que cantan a este desamor
a una luna ya vacía de plata,
pero llena de rencor

y cuando entras en mi
yo rehuyo a tu mirada,
prefiero quedar ciego
a verte de otro enamorada

si tu coraje es el vivir
al desvariar de mi mente,
dormir en los railes y sentir
que pierdo el tren constantemente,

hacer acopio de algún mito
que tome por real lo eterno
y de ello dar pésame marchito
a los besos que siempre necesito.

sábado, 11 de abril de 2015

Stand by

En el stand by de tus caderas
no sé bailar si no es tu ritmo,
mi corazón salió a las afueras
para evitar tu egocentrismo,

pues mi pluma ya no escribe
y mi verso no suplica
ni el segundo en el que vive
ni la pena que replica.

Me gusta

Me gusta cuando me miras,
cuando me recuerdas,
cuando me amas sin saberlo,
cuando no me importas,

me gusta cuando soñamos,
cuando cazamos los momentos,
cuando jugamos a querernos,
cuando mostrabas sentimientos,

Me gusta cuando me ignoras,
cuando me haces sufrir en silencio,

me gusta cuando te amo,
cuando hago lo que hago,
cuando lo hago sin razón

y me gusta cuando pienso,
cuando nos imagino juntos,
cuando estas conmigo,
cuando me despunto,

me gusta cuando me amas,
cuando en silencio me llamas.

martes, 7 de abril de 2015

Málaga

La noche se funde en gris
ante el manto de mi estela,
la que dejé pasar al ir
buscando ropa nueva

y mientras tanto Málaga
luce al son de mi tragicomedia,
elevada al llanto desolado
de mi sed y mi sentencia,

se vuelven las calles ateas,
niegan la pisada de mi dios
mas si mi dios es tu mirar
me veo sumido a lo que creas

y a lo que veas me remito,
me ahogo en cualquier mito,
me despojo del silencio,
me retracto a mis temores,

torno en añil selecto
las flores de tu despedida
y rezo a mi mala vida
la guía del camino recto

mas si no sé caminar,
no hayo camino esbelto,
ni por tu piel al pasar
me vuelve el tacto cierto,

que de tanto en tu mirar
centrar mi ira al pataleo,
si no me hiciste amar
seré como la calle; ateo.

sábado, 4 de abril de 2015

Tras las nubes

La paciencia de su amor no se quebrantaba a pesar de cada uno de los segundos que permanecía admirando sus caderas; el tiempo no existía, las agujas giraban entorno a un infinito que reinaba en su propia utopía, aquella que siempre se estrellaba contra la misma dictadura creada por su timidez, aquella que se rendía a cada una de sus penas por volver a pensar cómo sería el tacto de sus labios.
Que no existía barco alguno si no era el que capitaneaban sus deseos, ni rumbo que no atracara donde los sueños mueren y comenzaba a nacer la realidad, pero todo era inútil. Inútil, pues mientras esperaba el rayo de sol le cayeron más de mil chaparrones y tan leal fue su amor que toleró cada tormenta si así podía pasar un segundo más a su lado.

Finalmente, la paciencia se fue fundiendo entre el calor de sus deseos, que acongojaban una historia sin principio y sin final, sin recordar que tras las nubes siempre acabará alumbrando el rayo de sol.

Si yo supiera

Si yo supiera cuando vienes
o cuando vas sin avisar,
sin conocer tus órdenes,
sin saber de mis amores,

si yo supiera cuanto amar,
acabaría ya esta condena,
mi dolor, mi pena, mi odio
a no saber vivir sin verte

mas cuando te veo disimulo,
me hago el sordo, el feo, el mudo
y en vez de quererte a voces
te quiero a voz caída,
pero a corazón ardiente,

si por mi mismo fuera
me enamoraría del aire,
pero tuviste que ser tú,
tú y tu forma de evitarme.

jueves, 2 de abril de 2015

Tu fe

Al fuerte viento que te vi marchar
y tu fe ardió en penas requeridas,
eres el velero que me hace navegar,
eres la cura que sana mis heridas,

eres la enseñanza que pude contemplar,
pues tu presencia ya es mi anhelo,
que te fuiste de la tierra sin llorar
porque el sitio de un ángel es el cielo

y yo te espero sin razón mi compañero,
a que vuelvas a este mundo de rencores
mas no supe que eras tú el velero
y yo el pirata que amaba tus canciones.

Jugar a quererte

Levantarse fue de antaño una odisea,
posar los pies en tierra firme sin pensar
y sin mirar al mar sentir la brisa
que dejan tus cabellos al pasar.

Caminar hacia ningún lugar con fe
para tropezar mil veces antes de caer,
para volver a levantar mi odio
y saber que no aprendo a aprender.

Jugar a quererte cada madrugada,
cerrar los ojos y verte frente a mi
y tú sin saberlo posar a mi rencor;
quitándome las ganas de vivir,

tú sin saberlo ya lo sabes todo,
no quedó ya nada que explicar
si cogiste mi imbécil corazón
y en el barro lo volviste a revolcar.

miércoles, 1 de abril de 2015

Creadora

Me sostienes en tu pecho al nacer
y antes de caer moldeas tu cuerpo
para crear en ti un hogar mio
que de pie a mis esperanzas,

me llamas por las noches asustada,
respiras de mi aire y no me quejo,
si aire es lo que me das y dejo
que mi suspiro se pose en tu mirar,

y como quejarse ante tal maravilla,
ante la vida misma brotada por ti,
bordada en tu pecho y tu alegría,
firme ante la prosa de mi lejanía,

que sin quererlo me das cobijo,
sin yo pedirlo en tu dulce corazón,
que casi sin saber a dónde me dirijo
llegas sin pensar y alabas mi razón

y es que fue todo un honor
conocer a quien me ha hecho vivir,
a quien me ha dado calor,
fue todo un honor nacer en ti.

Fue todo un honor nacer contigo.

Alelí

Me acurruco al latir de tu belleza,
al calor de tu piel, de tu maldad
y no me importa que el infierno
sea pecado cuando me enamoras

y no me importan mil derrotas
si una victoria nace de tus labios,
si mi más sentido agravio
son los besos que perdí,

que me falta el aire si es sin ti
y me sobra el mundo a tu vera,
si no es contigo no puedo ser feliz
ni felicidad nace de mi espera,

si no es a tu lado no quiero vivir,
ni vivir sin ti creo que sepa,
te esperaré hasta que muera
hasta que mi piel no pueda seguir,

y te seguiré esperando mi alelí
aunque mi alma luche en vano,
pues ella no entiende lo que vivo,
pero sabe que siempre seré así
y que lucharé por lo que amo.

Cuando yo me vaya

Cuando yo me vaya 
no quiero llantos de lejanía,
ni lunas llenas, ni corazones
que anden desolados,

que los verdes pastos primaverales
cubran de alegre fondo
cada uno de mis huesos
y cada uno de tus besos pasionales.

Cuando yo me vaya
no quiero ver lágrimas caer,
no quiero saber más de penas,
ni de odios, ni porqués,

tan solo quiero estar contigo,
rozarte como la arena a su playa
cuando cada noche te suplico amor
antes de que yo me vaya.

Camino al sol II

Sigo mirando al cielo,
buscando ese caminito al sol,
aunque me queme la piel
para que se derrita mi locura

y en el camino te veo a ti
como una sombra acechante
tras la esquina de la nada
esperando siempre la noche

para que yo pierda el rumbo
y tú me fundas en reproches
y yo loco me tumbe al son
de mis locuras, de mi pasión

para amanecer de nuevo
sin conocer camino alguno,
para amanecer de nuevo,
para amanecer sin ti.