martes, 31 de marzo de 2015

Reencuentro con la luna

Vuelvo a amanecer entre susurros,
contando nubes negras por pasar,
los rayos penetrantes, esperanzados
en volcar su ira en mi resplandor

y se vuelve a hacer de noche
y me vuelves a partir en dos,
me haces insensible, inhumano
y me sumerjo en mi pesar,

entonces acudo a mi reencuentro
con aquella que siempre es fiel,
la luna está ahí esperándome
para hacer de mi mejor alma,

para hacer de mi sed un río
que fluye a contracorriente,
pues cuando tú lo navegas
no existe barco ni bandera,

ni capitán, ni tripulación bravía
que haga de mi calma usura,
si lo cobras todo de mi amor
en cada reencuentro con la luna.

No hay comentarios:

Publicar un comentario