lunes, 28 de diciembre de 2015

Domingos

La veneré, pero no quiso ni verme,
eran las tres de la mañana y yo sentado en aquel bar,
juro por mis versos que no pude retenerme
y cuando me di cuenta ya no la podía besar,

Sus ojos me llamaron como se llama a la luna,
a mis pecados, a mi puta locura,
a mi maldita forma de perder la compostura
entre tus piernas, en tu cintura,

Y yo mirando tu postura sin pestañear,
buscando en mil palabras que pudieran describirte,
amaneciendo sólo en tu portal,
queriendo un poco menos, pero dando un poco más,

Ya conoces el juego,
tu me prestas tu carmín y yo te doy mi ego,
te regalo mi expresión de libertad,
pa' que tu hagas lo que quieras entre tu verdad y todos mis deseos,

Que para ti yo deje de ser yo mismo,
haciendo malabares, bailando sobre el precipicio,
tratando mi desquicio, destrozando mi razón,
relatando como hacer de tripas corazón,

A tu desidia, a tu abolismo,
al fanatismo que desprendo por tu cama,
a la ventana que separa nuestro amor,
al fiel rencor que me depara los domingos.

jueves, 17 de diciembre de 2015

2015

Qué te voy a decir que no sepas. Aquí estamos de nuevo; frente a frente, tú esperando explicaciones y yo retratando mis súplicas sobre tu piel en versos. Tú que te levantas cada madrugada a escucharme cuando ni la luna se atreve a ser testigo de mis desengaños, de mis locuras; de mis despropósitos. No puedo proponerte nada que no sea el calor de mis palabras: a veces sinceras, a veces complejas, a veces dichas y a veces calladas, mostradas al silencio para que la vida no me pille cada vez que intento andar a través de ella con pies de plomo.

Gracias por darme tu apoyo cuando todo se había derrumbado, por ser guía y luz en las tinieblas, por tu ayuda desinteresada cuando todos los demás giraban su cuello para no oir mis batallas. Se que algún día seremos grandes.

Gracias por estar junto a mi las veces en las que me han roto el corazón y tejer de nuevo los pedazos que me faltaban a base de tinta y lágrimas. Por las veces que te dije que te fueras y sin embargo te quedaste a mi lado; queriendo hundirte en mi barco, siendo naúfrago en esta fiesta insana a la que llaman vida.

Gracias por acompañarme en el vals de las noches sin salida, en las madrugadas solitarias, en los momentos de locura, esos en los que yo sólo quería estar conmigo mismo y tú no me dejabas escapar de mi propia realidad.
Por hacerme retratar en mis textos lo que siento y no lo que los demás me dicen que debo sentir.

Gracias por llorar a mi lado cuando la muerte sobrecogió la vida de mis seres más cercanos; por acompañarlos al cielo con la única verdad que puede y debe penetrar en un corazón lleno de orgullo y de lamentos.
Por hacer que mis latidos sonaran en la eternidad de sus almas y que parte de ellas quedaran aquí conmigo.

Gracias.

domingo, 1 de noviembre de 2015

Blanco y negro

Ella quería pintar el Mundo de colores; yo de blanco y negro.

Solía decir que a la vida debíamos añadirle una pizca de locura para así obtener la receta perfecta, pero fueron tantas las veces en las que me faltaron los ingredientes que ya no había manera de volver atrás. Así fuimos entrando en un bucle de contradicciones, en una lucha entre el ser o estar, en un desamparo cuya esperanza se iba perdiendo en sus ojos poco a poco. Pasé de verla como una más a verla como la estrella más brillante de todo el cielo. Las constelaciones se alineaban al contorno de su cintura mientras yo suspiraba por algún segundo que otro de su atención.

Y sin mediar más palabra que esta, sin nombrar a nadie más, se me acercó para hacer que mi balanza se volviera a tambalear, para que mi equilibrio, mis barreras, mis fronteras y todo lo que hasta hoy conocía como severamente firme se desplomara como se desploma el viento contra el mar. Todo se perdió en el momento en el que decidió jugar a hacerse con mi corazón. Entonces comencé a echarme de menos a mi mismo, a mi antiguo yo. Comencé a plantearme lo que anteriormente era implanteable.

Definitivamente había derribado todos mis sistemas de defensa cambiando mis ''no quiero'' por ''no puedo''. No sé como lo hizo; tampoco quiero saberlo, pero poco a poco mi locura fue mostrando parte de su ser, mis palabras brotaban de una dura sesera que no daba a basto desde hacía mucho tiempo y me di cuenta de que alcanzar la locura a su lado era la mejor manera de estar cuerdo.

domingo, 11 de octubre de 2015

Si te quedas

Si te quedas, no nos va a ser fácil. Tengo más defectos que virtudes; más días nublados que con sol, altibajos emocionales que no comprendo ni comparto, ganas de irme y de quedarme. Tengo ideas alocadas, inertes, ineficientes quizá. Me adelanto a los hechos y miro a la vida con desprecio, imaginándome que ella me devuelve la misma moneda con su estúpido kharma.
Creo en increíbles y me aferro a ellos: en imposibles y aunque me considero optimista, soy una persona bastante negativa. Se dar consejos que luego nunca aplico y así me va. Además, a veces soy un poco idiota; estoy emocionalmente discapacitado. No veo lo que tengo que ver, me encierro en mis ideas y me consumo a mi mismo, auto-convenciéndome de que no quiero algo; cuando realmente lo deseo con todas mis fuerzas.

Si te quedas, vas a tener que aguantar mis pataleos, mis "no puedo" que en realidad son "no quiero", mi carácter taciturno y apagado a veces; la poca chispa que me enciende en los momentos más efímeros y menos indicados.

Pero si de verdad te quedas, si tú deseas quedarte, no puedo ofrecerte más que lo que resalta bajo esta coraza, bajo estos kilos de carne y huesos, bajo esta piel deshojada que sólo busca un minuto más a tu lado. No puedo ofrecerte más que mirarte con los mismos ojos con los que se mira algo que se ama; las ganas eternas de abrazarte y concienciarme de que tengo que parar de darte besos y marcharme porque llego tarde, sabiendo que en realidad no puedo irme porque una parte de mi se queda contigo; que sólo a tu lado soy yo al completo.

Si de verdad te quedas, quiero pasear contigo por la luna, quiero cuidar de tu camino a las estrellas y agarrarte la mano hasta que no se suelte. Quiero brillar contigo porque tú me haces brillar, porque somos uno y con ser uno nos basta; porque no te enamores de mis palabras, sino que te enamores de nosotros, de lo que realmente somos.

Si de verdad te quedas, quédate sin prisa, pero sin pausa. Quédate a fuego lento y que el calor nos haga arder en el deseo de sentir pasión en cada instante; hasta que se acabe el mundo, hasta que el cielo y el infierno sean uno, hasta que nuestros corazones latan a la par; hasta que dejen de latir.

martes, 22 de septiembre de 2015

Te necesito

Te necesito como la ola al mar,
como el Sol amar la Luna llena,
rendir cuentas al cielo y tirar
besos por curar alguna pena,

te necesito como el barco su zarpar,
la vida que no supe encontrar
y que ahora se desmelena
hasta el último suspiro por volar,

te necesito como el cuerpo al corazón,
como el pájaro a su nido y cada cielo,
como el loco que no tuvo razón
y su razón fue rica en el desvelo,

te necesito como el ojo su mirar,
como el llanto en sal su rebeldía
y que el cielo caiga en mil pedazos
si es para volverte a abrazar.

Carta de amor, para el amor que ya se ha ido.

Finalmente comprendí que esto más que una canción, era una declaración de las enemistades que se encuentran dentro de mis sentimientos.

La quise hasta doler; hasta morir por cada segundo de su tiempo que invirtió en soñar conmigo y yo con ella, hasta amarrar todos mis resortes para que nuestro barco no naufragara nunca. Pero naufragó. Se perdió entre las olas de mares que ni si quiera conocíamos, entre la ventisca de febrero y la crueldad de un cálido verano lleno de momentos fríos, ásperos y desgraciadamente; inolvidables.

Tú me enseñaste a vivir en este cruel presente, me enseñaste que el amor del bueno ni se compra ni se vende, ni siquiera supe hacerte caso y ahora sigo dando vueltas, asimilando que rechacé a todo aquel que realmente me entendió, pero sin quererlo vuelves a mi mente como un trueno, te reiteras en mi vida sin querer y me desespero cuando cada noche, sin faltar alguna, me codicia tu veneno; como la droga que me salva de todos mis típicos aguaceros. De mis idas y venidas, de esta montaña rusa que es mi vida.

Mi dulce piel canela, mi reina mora; sólo tú abres mi coraza para entrever lo que me sobra. Me cuesta, dar un paso y no tenerte; eres la alegría inerte que mi propia atmósfera encerraba, una ténue luz brillante que me deja verte. Desaprendí a quererte y ahora me doy cuenta de que hay historias que no acaban.

Si algún día Dios se cobra por venganza mis pecados; olvidaré el presente para volver a tu lado, que a cada poco me desata en el dolor y acabo cantando canciones de amor, para el amor que ya se ha ido, sintiendome perdido en mi cuna de pudor y tirándolo todo cuando ni tan siquiera estuve convencido de tirar nada.

Me convertiste en mejor persona y cada vez que me lo reconozco a mi mismo me doy de bruces con mi propia realidad, me revelo a mi sentir y cada noche al cerrar los ojos te veo; nuestra historia continúa en una especie de mundo paralelo que sólo conocemos nosotros. Soy sin ser testigo de tu desdicha sin apenas verte; sabiendo donde queda el paraiso. Pero aún sigo perdido porque no quiero entender que prefiero un día en el infierno a tu lado, a una eternidad en el cielo sin estar junto a ti.

domingo, 6 de septiembre de 2015

Pellejo

Quiero salir de aquí y si el cielo queda lejos
me compro unas alas, me cambio de pellejo,
prefiero ser un ángel en un mundo perverso
que ser un demonio en la pausa de mis versos,

Hago lo que quiero en el rellano del festejo
de las almas caidas por amores más inciertos,
que cobardes dictadores hacen peso viejo
de aguas distraidas y balones con efecto,

Si esto dices que es poesía ve a mirar tu feudo,
los pastos de la vida que cuidabas con esmero
hoy son mutilados por canciones del olvido,
el pasado ha vivido entre constantes aguaceros.

sábado, 5 de septiembre de 2015

Parnaso

La miré a los ojos y en el final de sus suspiros vi el principio de mis versos; un camino empedrado de tiempo y alguna que otra maravilla que me aterraba, pero no dejaba de ilusionarme con la misma desilusión que provoca la incertidumbre de no saber lo que es querer a una persona, de no saber lo que es valorar la fugacidad de los momentos de la vida.

Aferrado a mi parnaso sigo escribiendo para los que me bancan, para los que siguen creyendo en mi, para los que se atreven a ir más allá sin importar el por qué. Para los que luchan contra el poder injustificado, para los que lloran a cara descubierta, para los que aman con el corazón en la mano y no en la billetera.

Seguiré escribiendo para el que me lea, para el que me crea y vea en mi un espejo, un desahogo, un pedacito de paz entre tanta guerra. Seguiré escribiendo por y para mi, para los que se sigan atreviendo a ir más allá.

miércoles, 1 de julio de 2015

Lacerar

Amanece en mi ventana,
tierra plana, pacto al día
que de mis soles apagados
no comprendo ya poesía

y que anochezca tu semblante
mi ignorancia desgastada,
mi pecho al latir frustrante,
mi llanto de perro desolado,

la invención patentada
del haz que corta el tiempo,
el lamento lacerado por lacerar,
el llanto vestido en sentimiento

y por hablar de amores, 
tan equívocos como inoportunos,
tan erróneos como ínfimos,
tan crueles como el mar bravío,

que yo no quiero navegar
si tu mar es mi tormento,
si tu velero es mi condena,
el lamento lacerado por lacerar.

lunes, 22 de junio de 2015

Luce el día

Sale el sol en la gran vía,
luce el día; Málaga arde
en un océano de fuego,
en un mar de pasiones

que parecen rotas, viles,
olvidadas al recuerdo,
recordadas al olvido
y cuerdo me mantengo

mas si loco yo anduve
es que te tuve; tú
mi veneno de noche,
yo tu espera al desgaste

si me dejaste ir ayer
o un miércoles me amaste,
se desangran los versos
que tú siempre rechazaste

y me anulaste sin razón,
mi corazón ya por las nubes,
si tu mirar me atrapa
a la par que me rehuye,

a la par que me ama
sin dar tregua al tiempo,
a los segundos, a los minutos,
a tus besos diminutos,

al rozar de tu fragancia,
de mi cruel alegoría,
cuando Málaga arde en la distancia
y sale el sol en la gran vía.

sábado, 20 de junio de 2015

Alambre y espino

Quiero irme, pero no quiero marchar, 
sigo el ritmo de un compás que había perdido,
que aún no he podido hallar
por las más de mil palabras que he omitido

y jugando mis cartas al despiste
para recordarme cada amanecer
lo que tú nunca entendiste;
lo que yo no quise hacerte comprender,

buscando los besos que se olvidaron,
los que encontramos de camino,
unos con petalos y rosas marchitaron
para ser pasto del alambre y del espino.

miércoles, 17 de junio de 2015

Vagabunda

Hoy no sé, pero quizá mañana
pueda quererte un poco más,
amarte un poco menos,
cuidarme de mi propia libertad,

que un nunca o para siempre
nos desate de locura y de pasión,
de cordura desenfrenada,
de un amor alterno a la razón.

Hoy no sé, pero quizá mañana
sepa de la veda que no te deja amar,
de lo que nace en cada verso
cuando tu perdón me hace despertar

y si nunca sé de ti; sabré de mi,
de todo lo que di y pude dar,
de lo que perdiste y perdimos,
de lo que perdí por suplicar,

tú; tierna y linda vagabunda,
reina de los corazones sin arreglar,
conjugas mis pasiones a la par,
haces mis heridas más profundas.

martes, 16 de junio de 2015

Siempre vuelves

Eres de esas personas que no se dejan llevar fácilmente, pero que cuando se dejan llevar lo dan todo. Te entregas al mismisimo infinito para dar lo mejor de ti a quien lo merezca, a quien también se deje llevar de tu mano. De esas personas que aparentan ser cálidas como el terral veraniego y que por dentro son tan frías como la nieve; nieve que se derrite al compás de sus vivencias o nieve que se endurece como sus corazones, a base de golpes.

Tus ojos reflejan lo que tus palabras no saben transmitir porque no son suficientemente hábiles para describir cada uno de los atisbos de fe que se han ido desmoronando durante toda tu vida. 

No sabes lo que es el amor porque nunca has amado hasta doler, nunca te han mirado a la cara y ten han dicho que te aman. Nunca lo han hecho con la mano en el corazón, porque antes de que lo hicieran, ya te habías encargado tú de destrozarlo con tus crueles fruslerías, con tus idas y venidas.

Mientras tanto, aquí estoy yo; escuchando mi silencio, silenciando cada una de mis escuchas para no poder pensar en ti. Borrándote de cada uno de los lugares en los que hemos amanecido, en los que nos prometimos amanecer, borrándote de mis sueños, de mi futuro y mi presente. Pero tú siempre vuelves para buscar guerra, para hacer de mi paz un sinfin de palabras malgastadas. Vuelves para pisotear cada uno de mis versos y derrotar mi efimera alegría, pero siempre vuelves.

Cuando contigo

Cuando me hablo a mi de ti
no me digo nada bueno,
tú siempre te pierdes
y yo siempre aqui te espero,

dónde estás cuando te llamo,
cuando entre el llanto repentino
me arrepiento de nosotros,
de mi pasión, de mi destino,

del intangible de mis palabras,
que ya no saben reir
si no es contigo, si no es sin ti,
que ya no saben vivir.

lunes, 15 de junio de 2015

De ilusiones se vive

Hemos nacido para soñar. Somos soñadores, todos y cada uno de nosotros soñamos con lo que tenemos, con lo que no tenemos, con lo alcanzable y con lo que creemos que nunca podremos alcanzar. No hay nada más bello y puro que soñar, que tener esperanza; porque de ilusiones se vive.

Soñamos con amar, con ser amados, con encontrar lo que todos quieren encontrar sin saber cómo lo haremos si quiera. Soñamos con mirar hacia la luna buscando una respuesta y haciendo alguna que otra pregunta que nos libre de nuestra incertidumbre; porque cuando un amor se acaba, lo entorpecemos con nuestra impaciencia, con nuestras ganas de amar teniendo aún el corazón roto, en pedazos que buscan recomponerse antes de encontrar algún otro camino.

De esta manera, vamos dando rodeos a la vida una y otra vez, sin darnos cuenta de que lo mejor siempre llega cuando menos te lo esperas, de que el amor verdadero ni se busca, ni se fuerza, ni se encuentra. Es un amor que se construye, que surje a partir del más puro de los sentimientos que es el de la ignorancia que supone vivir.

De tus pecados

Ahora vivo enamorado del pasado,
de tus besos, de tu forma de mirar,
de tu caminar inverso, perverso,
de tu piel morena, de tus palabrejas
que se desmelenan a mi poesía
a cada una de mis alegorías.

Vivo enamorado de tus pecados,
que los míos ya son bastantes
y sigo sin mirar hacia delante
por todos los roces arrastrados,
por los hechos concentrados
que hacen salida mis entrantes.

Norte y sur

Entre el norte y sur de mis deseos,
tú, tan inmenso y pequeño caminar
que camino haces con tus delirios
y pedregoso camino haces al pasar

haces nacer mi poesía al amar,
al hacerme recordar su plenitud
mas si bello y pleno es tu querer
no me hallo sin el brillo de tu luz,

que a cada tibio amanecer
entre los dorados pastos del cielo
lanzo mil versos para perecer
bajo la intensidad de tu silencio,

bajo la soledad de tus palabras,
el escalofrío amargo de tu piel
que me roza en cada uno de tus besos,
que me habla en cada uno de mis versos.

Mi religión

He creido tanto en ti
que hice de mi fe; religión,
la prosa de tus labios
que en tu alma posa alegre
para crear viles deseos
de supuestos viles corazones

y tu andabas por el cielo
sin deberle nada a nadie,
con tus alas y tu pose,
con lo malo y con lo bueno;

que tanto te debo y te estimo
que te pido cada noche
que vuelvas a mi lado
para tener un hombro
en el que apoyarme,

para tener un hombro en el que llorar,
para hacer de tu piel mi poesía
y de mi vida el altar de tus condenas,
pues si hoy te vas de aquí, amigo,

de aquí; mi corazón marchito,
no habrá paz, ni guerra, ni consuelo
que me saque del jardín hermoso
donde reposan mis desvelos.

domingo, 14 de junio de 2015

Frenesí

Me levanto cada mañana con un ojo abierto y el otro cerrado, no quiero ver el sol, me da miedo despertar y encontrarme con tanta miseria, pero tranquilos, no voy a tratar de hacer una de esas críticas ''constructivas'' sobre cómo debería funcionar la economía de nuestro país. La miseria de la que hablo es otro tipo de miseria, es una miseria social que nos va consumiendo a todos poco a poco.

Estoy cansado de escuchar hablar sobre medias naranjas que acaban siendo medios limones; ásperos, fríos y ácidos. Se ha creado una sociedad en la que se busca un amor de película, en vez de un amor de verdad. Hemos dado pie a un prototipo tan exacto de lo que debería ser la vida que cualquier cosa que se salga de la media natural de nuestros pensamientos nos deja de cuadrar, sin darnos cuenta de que por encima de estos predominan inevitablemente los sentimientos que refieren al corazón, pero no aquel corazón que trata de canalizar nuestro riego sanguíneo, sino un corazón que habla en el silencio de nuestras pasiones, que nos anula o nos da alas para volver a nacer tras cada tropiezo, y es que al fin y al cabo de eso se trata, de caer para volver a levantarse una y otra vez.

Somos estrellas fugaces ante un cielo que no sabe si reir o llorar, así que mientras tenga que navegar por sus corrientes voy a reir todo lo que pueda, para que cuando me toque llorar, las lágrimas que nazcan de mi rostro se vean derrotadas por lo que supuso una vida llena de frenesí.

Cansado

Será que estoy cansado de tus besos,
de soñar contigo cada madrugada,
de expresar lo que no expreso
con palabras en miradas.

Será que ya no sé quererte
y sin quererte amarte es pecar
cuando dañarme te divierte,
cuando te divierte mi pesar.

jueves, 4 de junio de 2015

Contigo

Contigo estoy sin mi, mi cielo:
gris, nublado, confuso y perplejo,
acongojado bajo el manto
que supone el calor de tus deseos.

Contigo hace ya que no me encuentro,
que me pierdo cada noche 
sin tu auxilio, sin la luz de tu mirar,
al son de tus reproches,

a la par de tus desamores
cuando desenfundas en mi pecho
tus historias, tus derrotas,
cada uno de todos tus errores

y yo aguantando el cielo
para ver juntos las estrellas,
y yo aguantando el cielo
sin fraguar en tu velero.

martes, 2 de junio de 2015

Tosco

Tenía el mismo olor tosco de quien ha roto ya varios corazones. Su piel segregaba una serie de percepciones inconcebibles a la vista de cualquier mortal, pero verificables por el corazón de hasta el último miserable que se precie con la capacidad de sentir amor. Era algo indescriptible, una sensación inhumana que pasaba por lo inmaterial, por lo inteligible e incluso por las palabras que a cada uno de nosotros nos cuesta tanto, pero tan poco expresar.

Se acercó a mi una mañana fría y fría como ella misma se volvió a marchar sin saber por qué. Iba buscando su corazón por cada esquina, añorando lágrimas ajenas que hicieran resonar las propias lágrimas que nacían desde dentro de sus entrañas.

Su sabor amargo y su tez morena no dejaban indiferente a cualquier amante del buen sabor de la vida que se preciara, pero como todo en ella, fue efímero y aunque siguió buscando sin descanso alguno, jamás conoció pilar cauteloso que fuera capaz de soportar el peso de toda una vida cargada en la miseria en la que se encontraban sus sentimientos de papel; rotos, desahuciados por su propio corazón marchito.

Con el tiempo pudo comprender que los pedacitos de corazón que le faltaban eran los mismos que ella había robado cada una de las veces en las que quiso experimentar el querer, pero no el amor.

viernes, 29 de mayo de 2015

Imperfecto

Quiero ser más imperfecto;
de lo que soy tener acierto,
creer del cielo infierno,
sentir calor eterno,

quiero hacer poeta al sol
y musa de sus lemas a la luna
porque si esto es poesía
de mis penas no hay alguna

que sepa de mi odio, de mi ira,
de mis idas y venidas por venir,
de mis rimas inversas,
de mis polos opuestos,

de mi desorden, mis fracasos,
mis decisiones, de mi vida,
de mi amor; mi soledad.

domingo, 24 de mayo de 2015

Saxofón

Al son del saxofón
me dejas esperando
sin saber de mi historia,
sin saber de mi derrota.

Al son de la fría Luna
sueles bañarme en tu piel,
me secas en tus labios,
me deshaces en deseos

y al mismo son de la locura
me haces cuerdo y lerdo
por creer en tu cintura
en tus besos de piedra,

en tus historias desconocidas
que mataría por conocer,
por pasar tan solo a tu lado
mi último amanecer.

sábado, 23 de mayo de 2015

Buscando mi estrella

Contigo aprendí a no esperar, a desesperar siempre que no te veo, a buscarte en cada esquina y no encontrarte, pero seguir buscando. Tan tonto y terco fuí que acudí a tu rescate incluso cuando no estabas en peligro con tal de poder volver a verte una última vez más, con tal de que tus ojos se clavaran en los míos, aquellos que abrieron las puertas de mi corazón sin preguntar y cerraron otras que me suponían más de mil preguntas.

Es difícil ver como una luz se apaga, pero más difícil es aún ver como poco a poco se vuelve a ir encendiendo para decaer irremediablemente ante los ojos del amor, de la pasión, del deseo, del cariño y el cuidado que sólo tu y yo nos prometimos en silencio, sin mediar palabra alguna más que nuestros besos. Es entonces cuando mi cabeza trata de desatender lo que mi corazón no alcanza a entender, lo que la razón y el olvido tratan de retener en el vacío existencial que suponen mis palabras.

Mientras tanto yo seguiré escribiendo bajo la luna, esperando alguna estrella que me ampare en esta lúgrube condena a la que llaman vida, alguna estrella que me de calor, que me de luz. 

Una vez creí que esa estrella podrías llegar a ser tú, pero como cada estrella te fuiste apagando, quizá demasiado pronto, quizá demasiado tarde o quizá nunca te apagaste, solo que no llegué a verte bien.

domingo, 17 de mayo de 2015

Azabache

Pasas siempre sin mirar
y como arrepentida miras,
mis ojos negros azabache,
mi pecho absuelto al desgaste

y te observo en el lamento;
si es que eso es lo que haces
porque cuando un sentimiento
es tan puro y nace de repente

tú lo haces latente al compás
de tus pesares, de tus glorias,
de tus manias; que no conozco,
de mi corazón roto

y siempre con ganas de más
me dejas tirado cuan colilla,
me fumas y me reprochas
saber de ti a la próxima,

pues sin tener consuelo tuyo
mi alma sabe de antaño
que tu fe es mi memoria
y que tus besos no son míos.

domingo, 26 de abril de 2015

Los sueños de la tierra

Debería quererte menos que antes,
debería fundirme entre las olas
y siendo mar romper en calma,
paz y sosiego las tristes auroras,

debería dejar de entretenerme,
dejar que mis pedazos mueran
que se pierdan en el viento
y en los sueños de la tierra

y debería hacer tanto y tanto,
debería posar en todas las baladas,
que mi alma no tiene respuesta
y mi corazón no acepta bromas.

Sin saber de ti

Aquí sigo yo, sin saber de ti
y tu sigues ahí también
sin querer saber de nadie,
sin querer rendir cuentas

si por cada una de ellas
vuelves a sentir aquella pena
que nubla la vista a tu razón,
a tu corazón que anda perdido,

que si algún enemigo tuviera
nuestro dulce, dulce amor,
este sería la contradicción
que supone tu sentir a mi perdón

y no me importa tu pasado,
no me importa sentir calor;
tanto hasta quemarme
si ardo siempre a tu pasión.

sábado, 25 de abril de 2015

Las palabras del silencio

Estoy ya cansado de hablar
si mis versos no dicen nada,
cansado de amar y cantar
por ti y por mi nuestra balada.

Estoy contento, estoy confuso,
pues no sé lo que es querer
si no hayo mi alma en deseo
cuando veo mi prosa nacer.

Estoy pagando siempre un precio
que no busca ya amoldarse,
siempre viene fiel a reclamarme
las palabras del silencio.

¿Qué quieres?

No quiero ver mis fotos a color,
no quiero pensar en la poesía
si hago alegoría de mi dolor,
mar de llanto mis pasiones,

todos mis ásperos renglones
que cantan a este desamor
a una luna ya vacía de plata,
pero llena de rencor

y cuando entras en mi
yo rehuyo a tu mirada,
prefiero quedar ciego
a verte de otro enamorada

si tu coraje es el vivir
al desvariar de mi mente,
dormir en los railes y sentir
que pierdo el tren constantemente,

hacer acopio de algún mito
que tome por real lo eterno
y de ello dar pésame marchito
a los besos que siempre necesito.

sábado, 11 de abril de 2015

Stand by

En el stand by de tus caderas
no sé bailar si no es tu ritmo,
mi corazón salió a las afueras
para evitar tu egocentrismo,

pues mi pluma ya no escribe
y mi verso no suplica
ni el segundo en el que vive
ni la pena que replica.

Me gusta

Me gusta cuando me miras,
cuando me recuerdas,
cuando me amas sin saberlo,
cuando no me importas,

me gusta cuando soñamos,
cuando cazamos los momentos,
cuando jugamos a querernos,
cuando mostrabas sentimientos,

Me gusta cuando me ignoras,
cuando me haces sufrir en silencio,

me gusta cuando te amo,
cuando hago lo que hago,
cuando lo hago sin razón

y me gusta cuando pienso,
cuando nos imagino juntos,
cuando estas conmigo,
cuando me despunto,

me gusta cuando me amas,
cuando en silencio me llamas.

martes, 7 de abril de 2015

Málaga

La noche se funde en gris
ante el manto de mi estela,
la que dejé pasar al ir
buscando ropa nueva

y mientras tanto Málaga
luce al son de mi tragicomedia,
elevada al llanto desolado
de mi sed y mi sentencia,

se vuelven las calles ateas,
niegan la pisada de mi dios
mas si mi dios es tu mirar
me veo sumido a lo que creas

y a lo que veas me remito,
me ahogo en cualquier mito,
me despojo del silencio,
me retracto a mis temores,

torno en añil selecto
las flores de tu despedida
y rezo a mi mala vida
la guía del camino recto

mas si no sé caminar,
no hayo camino esbelto,
ni por tu piel al pasar
me vuelve el tacto cierto,

que de tanto en tu mirar
centrar mi ira al pataleo,
si no me hiciste amar
seré como la calle; ateo.

sábado, 4 de abril de 2015

Tras las nubes

La paciencia de su amor no se quebrantaba a pesar de cada uno de los segundos que permanecía admirando sus caderas; el tiempo no existía, las agujas giraban entorno a un infinito que reinaba en su propia utopía, aquella que siempre se estrellaba contra la misma dictadura creada por su timidez, aquella que se rendía a cada una de sus penas por volver a pensar cómo sería el tacto de sus labios.
Que no existía barco alguno si no era el que capitaneaban sus deseos, ni rumbo que no atracara donde los sueños mueren y comenzaba a nacer la realidad, pero todo era inútil. Inútil, pues mientras esperaba el rayo de sol le cayeron más de mil chaparrones y tan leal fue su amor que toleró cada tormenta si así podía pasar un segundo más a su lado.

Finalmente, la paciencia se fue fundiendo entre el calor de sus deseos, que acongojaban una historia sin principio y sin final, sin recordar que tras las nubes siempre acabará alumbrando el rayo de sol.

Si yo supiera

Si yo supiera cuando vienes
o cuando vas sin avisar,
sin conocer tus órdenes,
sin saber de mis amores,

si yo supiera cuanto amar,
acabaría ya esta condena,
mi dolor, mi pena, mi odio
a no saber vivir sin verte

mas cuando te veo disimulo,
me hago el sordo, el feo, el mudo
y en vez de quererte a voces
te quiero a voz caída,
pero a corazón ardiente,

si por mi mismo fuera
me enamoraría del aire,
pero tuviste que ser tú,
tú y tu forma de evitarme.

jueves, 2 de abril de 2015

Tu fe

Al fuerte viento que te vi marchar
y tu fe ardió en penas requeridas,
eres el velero que me hace navegar,
eres la cura que sana mis heridas,

eres la enseñanza que pude contemplar,
pues tu presencia ya es mi anhelo,
que te fuiste de la tierra sin llorar
porque el sitio de un ángel es el cielo

y yo te espero sin razón mi compañero,
a que vuelvas a este mundo de rencores
mas no supe que eras tú el velero
y yo el pirata que amaba tus canciones.

Jugar a quererte

Levantarse fue de antaño una odisea,
posar los pies en tierra firme sin pensar
y sin mirar al mar sentir la brisa
que dejan tus cabellos al pasar.

Caminar hacia ningún lugar con fe
para tropezar mil veces antes de caer,
para volver a levantar mi odio
y saber que no aprendo a aprender.

Jugar a quererte cada madrugada,
cerrar los ojos y verte frente a mi
y tú sin saberlo posar a mi rencor;
quitándome las ganas de vivir,

tú sin saberlo ya lo sabes todo,
no quedó ya nada que explicar
si cogiste mi imbécil corazón
y en el barro lo volviste a revolcar.

miércoles, 1 de abril de 2015

Creadora

Me sostienes en tu pecho al nacer
y antes de caer moldeas tu cuerpo
para crear en ti un hogar mio
que de pie a mis esperanzas,

me llamas por las noches asustada,
respiras de mi aire y no me quejo,
si aire es lo que me das y dejo
que mi suspiro se pose en tu mirar,

y como quejarse ante tal maravilla,
ante la vida misma brotada por ti,
bordada en tu pecho y tu alegría,
firme ante la prosa de mi lejanía,

que sin quererlo me das cobijo,
sin yo pedirlo en tu dulce corazón,
que casi sin saber a dónde me dirijo
llegas sin pensar y alabas mi razón

y es que fue todo un honor
conocer a quien me ha hecho vivir,
a quien me ha dado calor,
fue todo un honor nacer en ti.

Fue todo un honor nacer contigo.

Alelí

Me acurruco al latir de tu belleza,
al calor de tu piel, de tu maldad
y no me importa que el infierno
sea pecado cuando me enamoras

y no me importan mil derrotas
si una victoria nace de tus labios,
si mi más sentido agravio
son los besos que perdí,

que me falta el aire si es sin ti
y me sobra el mundo a tu vera,
si no es contigo no puedo ser feliz
ni felicidad nace de mi espera,

si no es a tu lado no quiero vivir,
ni vivir sin ti creo que sepa,
te esperaré hasta que muera
hasta que mi piel no pueda seguir,

y te seguiré esperando mi alelí
aunque mi alma luche en vano,
pues ella no entiende lo que vivo,
pero sabe que siempre seré así
y que lucharé por lo que amo.

Cuando yo me vaya

Cuando yo me vaya 
no quiero llantos de lejanía,
ni lunas llenas, ni corazones
que anden desolados,

que los verdes pastos primaverales
cubran de alegre fondo
cada uno de mis huesos
y cada uno de tus besos pasionales.

Cuando yo me vaya
no quiero ver lágrimas caer,
no quiero saber más de penas,
ni de odios, ni porqués,

tan solo quiero estar contigo,
rozarte como la arena a su playa
cuando cada noche te suplico amor
antes de que yo me vaya.

Camino al sol II

Sigo mirando al cielo,
buscando ese caminito al sol,
aunque me queme la piel
para que se derrita mi locura

y en el camino te veo a ti
como una sombra acechante
tras la esquina de la nada
esperando siempre la noche

para que yo pierda el rumbo
y tú me fundas en reproches
y yo loco me tumbe al son
de mis locuras, de mi pasión

para amanecer de nuevo
sin conocer camino alguno,
para amanecer de nuevo,
para amanecer sin ti.

martes, 31 de marzo de 2015

Reencuentro con la luna

Vuelvo a amanecer entre susurros,
contando nubes negras por pasar,
los rayos penetrantes, esperanzados
en volcar su ira en mi resplandor

y se vuelve a hacer de noche
y me vuelves a partir en dos,
me haces insensible, inhumano
y me sumerjo en mi pesar,

entonces acudo a mi reencuentro
con aquella que siempre es fiel,
la luna está ahí esperándome
para hacer de mi mejor alma,

para hacer de mi sed un río
que fluye a contracorriente,
pues cuando tú lo navegas
no existe barco ni bandera,

ni capitán, ni tripulación bravía
que haga de mi calma usura,
si lo cobras todo de mi amor
en cada reencuentro con la luna.

sábado, 28 de marzo de 2015

Me ves

Me ves, pero no me miras,
me oyes cada mañana fría,
pero no escuchas mi corazón
y me desamparas en tu silencio

mas cuando me ves me escondo,
miro de reojo al cielo y pido
que cuando falte a mi condena
seas tú quien irremediablemente
me obligue a quererte más
y a dejarte menos. 

viernes, 27 de marzo de 2015

Mi último aliento

Por tu culpa no me encuentro,
me deshago por momentos,
cuento las horas para verte,
los segundos pasados
en los que no pude tenerte,

también pienso en el futuro,
en compartir contigo,
pero si no te tengo hoy amor
no hablaré del mañana,

si no te tengo hoy amor
favorezco al arrepentimiento,
te necesito más que a mi,
más que al aire que respiro

y ya puede acabar el mundo hoy,
puede acabarse todo ahora
que yo terco, te buscaré
para que mi último aliento
soberbio; recite que te amo.

miércoles, 25 de marzo de 2015

Corazón astillado

Tengo el corazón astillado,
clavado en mi pecho tembloroso
que por estar; está entero
atravesado en mi reposo.

Tengo en el pecho una pena,
un mal necesario del querer
que amando se pierde
entre las ruinas del ayer

y tengo un alma encasquillada
que ya no sé si es alma o no,
ella respira siempre acompañada
rogando alegría a su fervor.

Perderme

Si la vida es un continuo perderse
no quiero encontrarme con mi ser,
ni mi ser creo que quiera verme,
ni verme quiero, ni calmar mi sed

y por si alguna vez me encontrara
hacedme saber que no me hallo,
que mi sombra responda mi valía
y mi gesta luzca de soslayo,

que ya no sé si yendo voy,
ni camino conozco cuando pierdo
mas cuando gano sollozo
en el mar de tus recuerdos.